Masajes para gatitos

Como a las personas, a los gatitos les gusta también recibir masajes. Un masaje proporciona un momento especial de bienestar, relajación muscular y tranquilidad. Además ayuda a reducir la tensión arterial y a crear vínculos afectivos entre el gato y su dueño.

Los veterinarios reconocen que mejora la fuerza, coordinación, circulación sanguínea, y restaura flexibilidad a las articulaciones entumecidas. Dando masajes a tu gatito regularmente fomentarás que su acicalamiento sea más fácil y que te sea mucho más sencillo llevarle por ejemplo al veterinario porque confiará mucho más en ti.

El masaje no solo es bueno para el gatito sino también para su dueño. Hay estudios que demuestran que los dueños que dan masajes y acarician a su gato, aunque no sea mucho tiempo, reducen su propia tensión arterial significativamente. En algunos hospitales se facilita a los pacientes que  convivan y den masajes a animales para que su mejoría sea mucho más rápida que la de otros pacientes, reduciendo también su ansiedad.

Lo ideal es empezar a dar masajes a tu gatito cuando todavía es joven. Muchos gatos adultos se dejarán acariciar sin problema, sin embargo si se recibe un masaje durante la etapa de socialización del cachorro, nunca será un motivo de miedo para nuestro gato. En ocasiones los gatos no se dejan masajear, no por que tengan un carácter difícil sino porque tienen algún problema de salud, por lo que si tu gato no acepta que lo toques puede ser también una buena idea comentárselo a tu veterinario. Nunca obligues a un gato a aceptar un masaje si no está dispuesto a recibirlo. El masaje debe otorgarle placer, si por su carácter u otros motivos solo quiere recibir una palmadita en la cabeza eso será suficiente.

 

Una ocasión ideal para comenzar un masaje es cuando tu gato esta quieto en tu regazo o en el suelo relajado. Empieza el masaje por el cuello presionando ligeramente con dos o tres dedos con movimientos circulares y luego baja despacio por cada lateral de su espina dorsal, situando tu dedo pulgar en un lado de la espina y el dedo índice en el otro lado. Durante el masaje puedes hablarle con voz suave y relajada. Puedes frotarle también la barriguita usando la yema de los dedos también con movimientos redondeados, acariciar su cabeza y cada parte de su cuerpo siempre que sea con mucha suavidad. Cuidado con las cosquillas o las zonas más sensibles, puede que haya algún punto donde no le guste el masaje, si es así simplemente evita esa zona o corrige el movimiento y presión. No olvides sus patitas y pies, detrás de las orejitas, bajo el mentón, la zona de las cejas, etc. Mi gato por ejemplo disfruta mucho incluso cuando le acaricio los ojitos y nariz, aunque en esta zona la presión debe ser mínima por su gran sensibilidad. Otro punto importante a masajear, que puede ser incluso pellizcado, es la piel del cuello, por donde sus madres los cogen de bebés, les tranquiliza al instante.

Al terminar puedes ofrecerle un delicioso obsequio de la misma forma que cuando a las personas nos ofrecen un zumo o una infusión cuando asistimos a recibir un masaje en un centro profesional.

Bastará con dedicar sólo unos minutos al masaje para que nuestro amiguito peludo espere las sesiones con entusiasmo y anticipándose a su llegada.

También existen en el mercado centros de masaje para gatos que hacen las delicias de nuestro minimo cuando nosotros no estamos disponibles para ofrecerles un masaje manual.

GATOS DESAPARECIDOS
Si tu gato ha salido de casa y se ha perdido o crees que alguien ha podido robarlo, te ayudamos a encontrar a tu pequeño amigo. Mucho ánimo, no desistas en tu búsqueda.
ESPERANZA DE VIDA DEL GATO
¿Quieres saber cuanto tiempo puede vivir un gato, cuando se convertirá en un gato adulto o en un adorable abuelete felino? Entra entonces en esta sección.

Youtube  Blogger  Google +  Tuenti  Twitter
.
© 2009
Maica García


gatos gatitos animales mascotas